¿Para qué necesito una identidad corporativa?

Muchas veces tendemos a pensar que la identidad corporativa de la empresa consiste simplemente en tener un nombre y un logotipo. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Para que la identidad corporativa de una empresa sea eficaz hay que ir mucho más allá, comenzando por una cuidadosa planificación que debe tener en cuenta los factores que intervienen en la comunicación.

suit-673697_640

¿QUÉ ELEMENTOS INTERVIENEN EN LA IDENTIDAD CORPORATIVA?

La identidad corporativa afecta a todos los elementos visuales relacionados con la empresa, desde la forma de expresar nuestros comunicados o nuestra publicidad hasta la arquitectura de las instalaciones.

La identidad visual se debe diseñar de forma que transmita los valores y la misión de la empresa para que ésta pueda conectar con su público objetivo. Esto quiere decir que a la hora de elegir un nombre y unos colores debemos pararnos a pensar primero a quién nos dirigimos y en qué tono lo vamos a hacer.

No es lo mismo diseñar una identidad visual para una ludoteca que para una empresa de construcción. El target de ambas empresas es muy diferente y se sentirá atraído por mensajes, colores y diseños distintos.

Un buen profesional nos orientará para diseñar un logotipo que transmita una idea, un mensaje, con unos colores adecuados. Algunos colores, como el negro y el dorado, transmiten lujo y seriedad y pueden ser adecuados para ciertos ámbitos. Otros, como el blanco o el azul, transmiten limpieza y serenidad, por lo que pueden ser útiles para una clínica dental, por ejemplo.

La forma de hablar (escribir) en nuestras cartas comerciales, vallas publicitarias, campañas de marketing online… también debe tener un tono que esté en consonancia con la actividad de la empresa. Este tono se debe usar en todas nuestras comunicaciones.

Una vez que tengamos claro cuál es el mensaje con el que se identifica nuestra empresa, cómo se llamará y qué diseño debe tener el logotipo, también lo aplicaremos a todos los elementos de comunicación de la marca.

Un manual de identidad corporativa es una herramienta muy útil para saber cómo, dónde y qué variantes de nuestra identidad visual (ver aquí) debemos emplear.

Tarjetas de visita, facturas, página web, merchandising personalizado (ver ejemplo), vallas publicitarias, carpetas, rótulos, uniformes de trabajo… Todo lo que se refiere a nuestra marca debe tener un diseño que mantenga una unidad visual.

Siguiendo estos pasos conseguiremos, mediante una estrategia de comunicación y un plan de marketing, introducir nuestra marca en el mercado y posicionarla en la mente de los consumidores.

RESPUESTAS