Paso a paso para vender una propiedad en el Oriente Antioqueño

La perspectiva de vender una propiedad puede parecer a primera vista un asunto desalentador (más aún si se está buscando análogamente otra propiedad para comprar). Sin embargo, la venta de propiedades en el Oriente Antioqueño es un tema que produce ciertas ambigüedades al respecto: por una parte, ser propietario de alguno de los magníficos lotes en Guarne, apartamentos en Rionegro o fincas en El Retiro, por nombrar algunos de los bienes raíces más codiciados del Altiplano, supone poseer un pedacito de paraíso muy demandado y por tanto, muy susceptible a ser vendido, pero por otra parte una transacción de este calibre le quita el sueño a muchos inversionistas, ya que las decisiones tomadas en el camino podrían salvar o, por el contrario, echar a perder mucho del capital que está en juego.

Con esta guía paso a paso, el inversionista esquivará con éxito muchos de esos problemas. Atención:

Paso a paso:

Si bien no es sencillo vender una propiedad en uno de los focos inmobiliarios más movidos de América Latina, peor aún lo será, si no se reconocen aquellos pasos que teniéndolos presentes, acortarán y harán más digerible el sendero hacia la venta de un inmueble en este sector de oro en el país:

 

Calculando las finanzas:

Con este aspecto, es importante ir más allá. Una vista global del estado de las finanzas personales, debe unirse obligatoriamente al estado del sector inmobiliario en el Oriente Antioqueño. Esto quiere decir, que si el metro cuadrado en la zona, se está viendo enormemente beneficiado por la valorización estatal aplicada en el sector, entonces realmente es el momento para tomar la decisión de poner en venta la propiedad.

En el Oriente Antioqueño actualmente las zonas más valorizadas son: Llanogrande, Guarne, Rionegro y Guatapé. Por eso es cierto, que lo mejor para conocer cómo se está comportando el mercado inmobiliario en la región, es adecuado acudir a un asesor inmobiliario especializado para conocer el avalúo real del inmueble.

 

Decidiendo quién venderá la propiedad:

No es tan importante el qué, sino el quién. Una propiedad en malas o medianas condiciones arquitectónicas, puede venderse bien, siempre y cuando lo haga una persona que conozca las ventajas competitivas de la región y las saque a relucir en el momento persuasivo de venta.

Naturalmente, el propietario de la propiedad podría ser el gestor de venta de su bien; no obstante, lo aconsejable en términos de ahorro de tiempo y dinero, es dejar esta tarea en manos de una inmobiliaria experta que conozca la dinámica del Altiplano y que gestione todo lo que tenga que ver con documentación y trámites.

Precio y preparación:

El precio es sin duda el tema más delicado y angustioso de tratar, porque a pesar de que en apariencia podría especularse un valor en relación con otras propiedades similares en la zona, lo cierto es que el monto puede variar exponencialmente por una multiplicidad de factores que a primera vista se ignoran dado el valor sentimental que se le da por lo general al inmueble. En este sentido, entonces también sería recomendable pedir la asesoría pertinente de una inmobiliaria que sepa concretar objetivamente el precio, y así esquivar este asunto que parece en algunos casos que no tiene fin.

La preparación de la propiedad puede ser igualmente un factor para darle una valía considerable al bien, por lo tanto, evaluar una alternativa de rehabilitación para determinado inmueble, podría ser la vía para aumentar la cuantía de la transacción final.

RESPUESTAS