¿Qué es un buen diseño web?

Un internauta busca contenido y servicio. Si no encuentra esto en vuestra página, se irá a la competencia. Esta se encuentra a dos clics de vuestra propia página. La confección de páginas de Internet no sólo es una cuestión de informática y de telecomunicaciones, organizar la arquitectura de la información y hacerla accesible a través de una interfaz ergonómica siempre es un asunto de comunicación visual. Más información en Diseño web Madrid.

La imagen que se da de vuestra actividad profesional dice mucho sobre el tipo de compromiso y las competencias profesionales. Se trata de dar una impresión favorable a los futuros clientes que os descubren a través de Internet. Más detalles en https://www.seoclic.com.

Autor: geralt-Pixabay

Consejos para tener éxito

Un diseño sencillo suele ser generalmente más eficaz que una página llena de detalles que frenan la lectura y los puntos de referencia de las informaciones importantes. Demasiada información mata la información.

La maquetación debe poder presentar todos los tipos de contenidos previstos, e imprevistos, manteniendo su coherencia visual.

No se debe intentar inventar un sistema de navegación revolucionario. Con el tiempo, la mayoría de las páginas de Internet han creado hábitos que se han convertido en los auténticos estándares que los internautas esperan encontrar en todas las páginas.

Los enlaces y zonas para hacer clic deben señalarse como tal. Además, el visitante debe estar informado sobre lo que pasará tras hacer clic. Nada es más desagradable que verse descargando un documento de 20 megas, mientras se pensaba que haciendo clic en el enlace se volvía a la parte de arriba de la página.

Igualmente hay que evitar los PDF. En caso contrario, se debe señalar claramente su naturaleza. Si hay muchas cosas que decir, no conviene hacer páginas demasiado largas, lo ideal es compartir el contenido en varias páginas.

Igualmente conviene alejarse de los colores extremadamente variados, agresivos y omnipresentes. Los textos que parpadean, las tipografías de colores chillones y contrastados, no son las más convenientes.

La calidad y el estilo del grafismo debe vehicular una imagen representativa y positiva de la empresa. Para muchos visitantes, se trata de su primer contacto, así que no conviene decepcionarlos.

No se debe considerar la página web como una obra de arte o como la afirmación del buen gusto. Los internautas no vienen para esto. Tampoco se trata de entusiasmarlos con una decoración invasora, porque el riesgo de rechazo de una parte de los internautas puede ser demasiado importante. Hay que confiar en el diseñador web, puesto que él sabe hasta donde se puede llegar.

RESPUESTAS